Solidaridad Noticiario Centro de Andalucia

18 de Diciembre día Internacional de las personas migrantes.

leave a comment »

Día Internacional de las personas migrantes.

ANDALUCIA

Viene a mi memoria el Salustiano

El compañero Javier Morales apoyándose en una de las canciones de Carlos Cano nos habla en este artículo de la emigración andaluza.

 
En unos días emprendo viaje a Berlín. No puedo evitar sentir un gusanillo ante lo desconocido. ¿Cómo será aquella ciudad? ¿Cómo será su cultura? ¿Su idioma? Son muchas las preguntas que me asaltan, a pesar de que solo viajo por placer y de que manejo más o menos el inglés, cosa que me abrirá muchas puertas.

 
Y aunque las dudas acaparan gran parte de mis pensamientos, también hay hueco en ellos para acordarme de aquel Salustiano que inmortalizara Carlos Cano. Esos tantos Salustianos, que tuvieron que abandonar a sus familias que tuvieron que renunciar a su vida, rumbo a lo desconocido para intentar ganarse la vida lejos de la tierra que les vió nacer, pero que no les vería envejecer. Aquellos que marchaban a lo desconocido con una dignidad más grande que el tren les llevaba a su destino. Su único patrimonio eran sus manos y sus ganas de trabajar, en un país extraño donde apenas podían comunicarse con los que le rodeaban, cierto que, tampoco era muy necesario para trabajar como bestias con el único objetivo de ganar unos marcos que le acercasen un poco más a la Andalucía de sus sueños, culpable de la pesadilla que vivían ahora.

 
Porque el pueblo andaluz, pese a que día sí y día no es acusado de vago, nunca ha tenido miedo al trabajo sin importarle donde. Como dijese Miguel Hernández; levantó los olivares que pueblan los paisajes de Andalucía, ayudó a salir adelante a muchos países pese a ser considerados como también dijo Carlos Cano; “la morrallita del señor”. Esa “morralla” tiene las manos llenas de callos y pese a su trabajo y su esfuerzo no evita que los que vienen detrás repitan su historia.

 
Porque a día de hoy, los Salustianos en nuestro país, siguen existiendo pese a que son más invisibles. No faltan los andaluces que emigran de manera definitiva o los que siguen encargándose de buena parte de la vendimia francesa.

 
Por otro lado están los Salustianos de nueva generación, esos a los que pertenecemos. Jóvenes perfectamente formados, que tenemos que emigrar para poder trabajar en nuestro terreno laboral. Los salustianos de ahora, emprenden la aventura de la emigración en mejores condiciones que los de antes, pero no es menos dura que antes para quien la tiene que vivir. Sin embargo hay un sentimiento en el que coinciden todas las generaciones de andaluces emigrados, la impotencia.

 
La impotencia al ver como una tierra llena de riquezas no genera la prosperidad necesaria para que sus hijos puedan vivir en ella. La impotencia que genera ser espectadores de primera línea de como Andalucía se desangra gota a gota sin que sus hijos luchen contra el colonialismo que les condena, porque ya tienen bastante con pelear por sacar adelante a sus familias.
Algún día, Andalucía dejará de ser tierra de Salustianos y ese día será sin duda cuando, como decía Carlos Cano en otras de sus canciones; haya un “Poder Andaluz”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: